relaciones

  • Tomado de: salud180.com

    El sexo es un actividad que provoca una alta e intensa exigencia física que muchas parejas lo llevan al extremo con posiciones sexuales muy atléticas o exigentes, puede ser considerada una actividad de alto riesgo.

    La compañía Medical Insurance, dio a conocer los 10 accidentes más comunes que pueden suceder en el momento de la intimidad. Algunos de ellos se quitan con el tiempo, pero otros podrían necesitar de ayuda médica, ya que tienen que ver con lesiones más graves como contracturas o esguincesen diferentes partes del cuerpo

  • Tomado de:http://www.bostonmedicalgroup.es/

    La frecuencia ideal para tener relaciones sexuales es un tema que en general preocupa mucho más a los hombres que a las mujeres, obcecados en mantener su esfera íntima en los niveles que se consideran “normales” según el contexto social en el que se basen.


    “Normal” es un concepto estadístico que depende de la edad de la pareja y los años de matrimonio o convivencia, así como de otros factores, como las situaciones que esté atravesando en ese momento.

    Por lo general, las relaciones que empiezan a fraguarse tienen una frecuencia de 1 o 2 veces (hasta 3) por día. Luego, la media baja a unas 3 veces por semana. Paulatinamente, a 1 vez cada 15 días y hasta 1 vez cada 1 o 2 meses.

    Las relaciones sexuales y amorosas liberan sustancias químicas que los neurotransmisores se ocupan de sintetizar en el cerebro. Estas sustancias son las llamadas endorfinas y, en concreto, son la dopamina, serotonina y oxitocina.

    La dopamina es una sustancia química del sistema nervioso central que activa 5 receptores celulares, del D1 al D5. De esta manera, cuando uno siente enamoramiento, sobrevienen la excitación, la plenitud de energía y el hecho de ver la vida como algo magnífico.

    La dopamina está muy ligada a la endorfina y adrenalina, así que, cuando esta baja (no se tienen relaciones sexuales con frecuencia), las endorfinas también bajan y se activan la depresión, la tristeza y otras tantas patologías neuropsicológicas.

    Pero, como pasa con las drogas recreacionales, es posible que algunas personas empiecen a buscar relaciones más frecuentes con el fin de elevar los niveles de adrenalina para que a la vez, estos eleven los niveles de producción de dopamina.

    Entonces, ¿qué frecuencia es la deseada para no caer en estos estados?

    Los sexólogos recomiendan concentrarse en la calidad de las relaciones sexuales más que en la cantidad de ellas a la semana o al mes. No es más importante la frecuencia de relaciones sexuales que el grado de satisfacción creciente que se consiga cada vez que se tenga un encuentro.

    La frecuencia en las relaciones sexuales no afecta a la potencia o al vigor sexual que un individuo pueda tener. Aun así, si no se tiene la típica erección matutina, hay que empezar a preocuparse por unos inminentes problemas de erección que repercutirán en la futura frecuencia de las relaciones sexuales.

    Incluso, si se padece la eyaculación precoz, no sirve para nada tener relaciones sexuales frecuentes, si no se disfruta o no se hace disfrutar a la pareja.

    Enlace original:http://www.bostonmedicalgroup.es/notas-de-prensa/cada-cuanto-deberiamos-tener-relaciones-sexuales

  •  

    Tomado de: http://netdoctor.elespanol.com/

    La adicción al sexo es una de las adicciones más negadas en nuestra cultura. Siempre ha existido la búsqueda compulsiva de sexo, pero hoy en día es un hecho cada vez más frecuente, sobre todo por la facilidad que existe para acceder a teléfonos eróticos, revistas especializadas, películas porno y páginas en Internet dedicadas o vinculadas al sexo.

  • Tomado de: http://eju.tv/

    Tendemos a etiquetar a las personas para lograr comprenderlas, los juicios o prejuicios no siempre son negativos desde un punto de vista psico-evolutivo. Debemos catalogar a las personas para establecer un mapa mental de sus intenciones o sus intereses para con nosotros. De aquí que el juego de la seducción resulte tan complejo, pero ¿qué sucede cuando no podemos dar una etiqueta o establecer un juicio claro de la orientación sexual de una persona? Por naturaleza, somos intolerantes a la ambiguedad, así que cuando no entendemos algo, lo rechazamos o simplemente lo encajonámos equivocadamente, tal es el caso de la bisexualidad y la pansexualidad.


    Existen estudios que comprueban que tan solo el 20-25 % de la población mundial es totalmente heterosexual y otro 20-25% es totalmente homosexual. De aquí surge la pregunta, ¿Que hay en ese porcentaje tan grande que nos falta?. Se pueden nombrar muchas otras orientaciones o géneros: transexual, travestido/a, transgénero, intersexual, pero hay una área de la predilección sexual humana que resulta difícil de etiquetar, tal como lo es la bisexualidad y la pansexualidad.

    La bisexualidad es una orientación sexual que se caracteriza por la atracción sexual, afectiva y emocional hacia individuos de ambos sexos.

    Aunque se haya observado gran variedad de formas de bisexualidad en todas las sociedades humanas de las que ha quedado registro escrito, la bisexualidad sólo ha sido objeto de estudio serio desde la segunda mitad del siglo XX. Al día de hoy, aún hay desacuerdos sobre su prevalencia y su naturaleza.

    La Pansexualidad es la atracción no sólo física sino emocional-intelectual hacia hombres y mujeres, pero también pasa por un plano romántico, espiritual y hasta filosófico. Es decir, un pansexual puede sentirse atraido por hombres y mujeres indiferente de su físico o género , pero no de subgéneros, ya sean transexuales , transgeneros o intergeneros.

    Es muy comun que en la comunidad LGBT se descrea sobre la bisexualidad de alguien o la pansexualidad por el simple hecho que no piensan que sea posible que a alguien les pueda atraer hombres y mujeres por igual. Es decir se toma como un “cliche” que alguien no piense como la mayoria o que tenga esa filosofía de vida de “no me enamoro de lo que hay entre sus piernas, sino de lo que hay en su corazón”. En su mayoría, las personas que hacen estas expresiones se auto-proclaman bisexuales, y dicen esto para de alguna manera hacer a otros entender que hombres y mujeres son igualmente atractivos sentimentalmente para ellos.

    La diferencia mas notable entre la bisexualidad y pansexualidad radica en que un bisexual le atraen hombres o mujeres por su fisico principalmente y sus diferencia entre géneros, pero no se siente atraido por los subgéneros, como ser transexual, transgéneros etc., el pansexual en cambio no ve a un hombre o a una mujer, ve a una persona. Muchos agregan que un pansexual si puede sentirse atraido por subgéneros, pero esto es algo un poco mas profundo y de lo cual puedes surgir algunas discrepancias.

    Cabe destacar que ser pansexual no significa sentirse atraído por todos los humanos en cualquiera de sus formas. El pansexual se sentirá atraído por la persona de la que obtenga estímulo sentimental, espiritual o intelectual.

    La comunidad LGBT abraza a todas las orientaciones sexuales que son tan variadas como la naturaleza misma, y esto incluye a esas categorías en orientación sexual que aún no están determinadas pero que se encuentran entre el espectro del heterosexualismo-homosexualidad. En definición, la pansexualidad y la bisexualidad podrían resultar como las dos corrientes utópicas de aceptación y valoración humana dentro de la experiencia sexual.

    Fuente: avantsex.com

    Enlace original:http://eju.tv/2014/05/bisexualidad-vs-pansexualidad/

  • Lo que hace años representaba un tabú absoluto se habla hoy con la mayor naturalidad, así cada vez somos más abiertos en cuanto a nuestras preferencias sexuales. Sin duda los tríos forman parte de una de las fantasías sexuales más populares pero ¿qué pasa cuando nuestro deseo va más allá de una experiencia ocasional? Si te cuestionas tu atracción sexual hacia personas de ambos sexos de seguro muchas veces te habrás preguntado si eres bisexual, en unComo.com te damos algunas señales para que consigas averiguarlo de la forma más acertada posible.
  • El sitio Medlineplus, página virtual del servicio médico de EEUU, recomienta que los hombres gay y bisexuales, como cualquier hombre, necesitan ser conscientes de las maneras en que pueden proteger su salud en todas las etapas de la vida.
  • Tomado de: http://columnazero.com/

    Heteroflexibles. No es un concepto que nos hayamos inventado, ni mucho menos. Así se define a los hombres hetero que tienen relaciones sexuales con otros hombres, tan seguros de su condición sexual y de su identidad que no dudan en aventurarse en lo desconocido para experimentar nuevas sensaciones.